Ayer terminamos un nuevo curso sobre Asociaciones Público Privadas, también conocidas como PPP o 3P.

En esta ocasión, aparte de intentar generar un espacio de diálogo y reflexión sobre el tema, quisimos hacer especial hincapié en la cara B de este tipo de iniciativas, ya que conforme se va avanzando en experiencia en este campo, la realidad va arrojando datos, muchas veces crueles y sangrantes, sobre sus consecuencias negativas.

Como resumen de lo expuesto en esta ocasión, podemos destacar los siguientes puntos:

1.- La planificación de infraestructuras y servicios es una responsabilidad de la Administración. Esto conlleva el análisis de las necesidades reales, y de la forma de poder satisfacerlas, con eficiencia, eficacia y mínimo impacto financiero en las cuentas públicas.

2.- Los PPP son uno de los mecanismos de los que dispone la Administración para poder diseñar, construir, financiar, explotar, operar, y mantener las infraestructuras y servicios necesarios.

3.- Ni son la única opción, ni son siempre válidos.

Imagen1

Fuente: http://www.laverdad.es/murcia/v/20130714/region/autopista-cartagena-vera-arranca-20130714.html

4.- Una decisión errónea en la forma de estructurar un sistema PPP causa unas consecuencias económicas y financieras tremendas para la Administración responsable, y por tanto, para la sociedad en general.

5.- Si esa decisión errónea se replica por sistema, como ha sido el caso en muchas ocasiones en España, las consecuencias son catastróficas, inhabilitando Administraciones enteras durante decenas de años.

6.- La responsabilidad última en cualquiera de estos sistemas la ostenta la Administración. Es obligada su labor de vigilancia y control en todo momento. Es obligada su evaluación de las ofertas presentadas. Es obligada su intervención cuando se detecta que la gestión no es adecuada.

7.- Se habló de las nuevas tendencias en financiación de proyectos, crecientes gracias al fenómeno crowd. Se debatieron oportunidades y dificultades del crowdfunding y del crowdlending, y qué posibilidades podrían tener a la hora de erigirse como fuentes alternativas de financiación de infraestructuras y servicios.

8.- Se debatió sobre la necesidad de realizar estudios de viabilidad en profundidad, determinando obligadamente una estructura de proyecto razonable, y consistente con la realidad de las necesidades existentes, y de su previsible evolución.

9.- Se analizaron los incrementos de coste financiero que conlleva el montaje de una estructura financiera típica en este tipo de proyectos, incrementos que generan rentabilidad en el mercado financiero, y que conllevan, muchas veces, a la inhabilitación del proyecto para que genere la caja suficiente para pagar la deuda de esa estructura financiera.

10.- Se dejó constancia de la importancia de unos pliegos de concurso hechos “ad hoc” para cada proyecto, y se analizó, a través de casos reales, cómo una mala estructuración de esos pliegos, puede inhabilitar completamente la viabilidad del proyecto.

11.- Se reflexionó sobre la idea de una oficina única oficial en cada país dedicada exclusivamente al estudio de la razonabilidad e idoneidad de estos sistemas, con un énfasis especial en la evaluación del impacto económico y financiero en las cuentas públicas y en el crecimiento ó decrecimiento económico.