Entradas etiquetadas con capacidades

Los juicios y creencias negativ@s sobre un@ mism@

0

La mayoría de las veces, nosotr@s somos nuestros peores jueces, y tratamos de bloquear y de reprimir, y por supuesto, de no mostrar, determinados aspectos nuestros.

Con todo ello, lo único que conseguimos es detraer parte, y a veces, gran parte, de nuestra energía, impidiendo que estemos presentes al 100% en lo que está ocurriendo en cada momento.

Así, parte de nuestra energía y atención se emplea en los bloqueos y en el no mostrar, y la otra parte, en lo que creemos que va a pasar si se nos ve lo que no queremos mostrar, en los juicios y comentarios que harán los demás,  en dónde se encuentra el origen de lo que no queremos mostrar, y…cien cosas más. Lo que queda disponible, es lo que empleamos para estar y actuar ante el momento presente.

Los juicios sobre un@ mism@Es muy importante ser conscientes de que esto nos pasa a tod@s, en mayor o menor medida, y que uno de los objetivos del trabajo personal, de cara a evolucionar como personas y como profesionales, es:

1.- Identificar todos y cada uno de los juicios y creencias que hacemos sobre nosotr@s mism@s.

2.- Darles un lugar y un contexto dentro de nosotr@s mism@s, y respetarlo.

3.- Identificar qué tienen de positivo: si digo que no soy buen comercial, porque no soy hablador, por ejemplo, tenemos que ver qué es lo bueno de no ser hablador, y cómo eso bueno, me beneficia como comercial…

4.- Valorar a partir de la identificación de lo positivo, mi singularidad.

5.- Trabajar para mejorar aquello en lo que me pueden limitar.

El tema no es juzgar o eliminar una parte determinada de uno mismo, ni lo que la representa en el mundo. Lo importante es considerar como estas partes se relacionan en el interno del sistema que las comprende, y cambiar, mejorar, optimizar esta relación“. Jader Tolja

Entrenarse en habilidades directivas

0

Para nosotros, no existe la formación en habilidades directivas. Existe el entrenamiento, entendiéndose por éste a un proceso regular y continuo, en el que una persona ó un grupo de personas, se compromete en un proceso de desarrollo y mejora de capacidades, competencias, conocimientos y habilidades prácticas.

Es decir, es un proceso que requiere compromiso, entrega y dedicación, y en donde la materia prima con la que se trabaja es un@ mism@.

En este proceso, si está bien conducido y realizado, se consigue autoconocimiento, autodominio, mejor conocimiento de los demás, y dominio de distintas circunstancias y experiencias.

Al igual que un músico, un actor ó un deportista, alguien que quiera desenvolverse cómodamente en distintos tipos de circunstancias (gestión comercial, negociación, argumentación, comunicación, presentaciones en público, gestión de equipos, liderazgo, motivación, etc.), puede y debe entrenarse en ellas.

Para ello, sólo se necesita algo de tiempo, y compromiso por nuestra parte, amén de un espacio adecuado, donde se respete la confidencialidad, y se sepa crear el clima adecuado. También es fundamental el equipo que lidere los entrenamientos, ya que sin el feedback adecuado, el entrenamiento no nos lleva a ninguna parte.

Una sesión típica de entrenamiento debería estar conformada de la siguiente forma:

A.- Notas técnicas sobre la habilidad a entrenar.
B.- Generación del clima adecuado de confianza, credibilidad, sintonía y confidencialidad adecuado.
C.- Elección de las situaciones a trabajar.
D.- Preparación de las situaciones.
E.- Vivencia de las situaciones, a través de distintas técnicas, en función de la cultura organizacional en la que se esté trabajando.
F.- Proceso de feedback: técnico, corporal, gestual, emocional, argumentativo.
G.- Nueva preparación de las situaciones de acuerdo al feedback recibido.

Entren-Arte

Los puntos D, E, F y G forman un ciclo que se repite varias veces, en función del tiempo disponible, y de las necesidades y compromisos de los participantes.

Las sesiones de entrenamiento son exigentes en energía, en entrega, y en exposición personal, por lo que es muy importante toda la preparación previa. Cada grupo y cada persona es diferente, y es muy importante entender que cada persona y cada grupo se debe tratar con mucha suavidad, con mucha exquisitez y con mucho mimo. El resultado depende en gran medida de estas tres últimas cuestiones.

Teniendo esto permanentemente presente, es posible poner al participante y a los participantes, en situaciones muy duras y muy complejas, permitiendo posibilidades de crecimiento y de desarrollo muy elevadas.

Ir arriba