Entradas etiquetadas con autoconocimiento

El movimiento como herramienta de desarrollo personal y profesional (I)

0

Artículo redactado para el portal de difusión del conocimiento Qué Aprendemos Hoy

Dicen que en el cuerpo está todo. Está contenida nuestra historia, nuestras emociones, nuestra propia conciencia . Nuestro cuerpo asume todo aquello que nosotros no queremos ver. Y también todo aquello que hemos visto o interpretado.

Por tanto, mover el cuerpo es movernos a nosotros mismos, agitar nuestra historia, nuestra conciencia del yo. Es trabajar sobre aquello que no queremos ver, sobre nuestras emociones.

Diría que da igual cómo lo movamos, el caso es moverlo. Sólo haciendo deporte, sólo andando, sólo corriendo, ya nos movilizamos, ya nos permitimos el avance, la evolución. De alguna manera, entramos en flujo, se mueven pensamientos y emociones, se nos ocurren soluciones y nuevas ideas.

Entre ese punto de partida, el movernos por deporte, hasta el punto de movernos con una determinada conciencia y una determinada apertura, hay un mundo de posibilidades enormes; y todas ellas, nos facilitan el camino hacia un mayor desarrollo personal, y por ende, profesional.

MovimientoHay muchas clases y tipologías de movimiento, lo que tenemos que tener claro es, que lo primero que tenemos que trabajar radica en convertirnos en observadores de nosotros mismos, sin juicio, permitiéndonos las emociones y los pensamientos que salgan, da igual lo aparentemente alejados que estén de nosotros, o que incluso nos den miedo. Da igual, no pasa nada. Pasan, si no los enjuiciamos, sin más.

Lo segundo que tenemos que tener claro es que el movimiento es una herramienta que nos permite ser exploradores de nosotros mismos, descubriendo facetas nuestras que a priori pueden parecernos insospechadas, liberar emociones que quizás, nunca nos hemos permitido, y atravesar de alguna manera, heridas profundas, que serían de difícil solución de otra manera.

Yendo con la conciencia de ser observadores y exploradores de nosotros mismos, es casi indiferente el tipo de movimiento al que decidamos acogernos. Posibilidades las hay, casi infinitas. Por destacar algunas, derivadas de mi propia experiencia, señalaría las siguientes:

A.- Movimiento expresivo sistema Río Abierto.- Creado por María Adela Palcos, hace 45 años. Se combinan la música, el movimiento, la expresión corporal, el masaje, la voz, la dramatización, la pintura y la meditación, con el objeto de facilitar una mayor libertad en el movimiento, el respeto hacia ello y la integración de esa libertad en nuestra vida diaria.

B.- Movimiento auténtico.- Creado por Mary S. Whitehouse, necesita de un testigo externo, ante el cual nos mostramos en nuestro movimiento, dejando que nazca desde el estar a ciegas y la escucha a nuestro cuerpo y a nuestros impulsos, permitiéndonos lo que salga, sin juicio, sin límites, sin rechazo.

C.- 5 ritmos.- Creado por Grabielle Roth; se basa en el movimiento libre de nuestro cuerpo, a través de una secuencia pautada de músicas, a la que se llama ola, y que representan los 5 ritmos vitales: fluido, staccato, caos, lírico y quietud. Cada persona pertenece a uno de estos ritmos, y le cuestan otros. Moviéndonos descubrimos el ritmo que somos, y los que nos cuestan, se liberan emociones, y vamos conectándonos con nuestra esencia más profunda, hacia lo que Roth denomina el éxtasis, que no es otra cosa que el estar profundamente conectados con el latido de la vida.

D.- Danza africana y afrobrasileña.-La danza africana y la danza afrobrasileña trabajan los cuatro elementos: tierra, aire, fuego y agua, a través de un movimiento corporal fuerte y espontáneo. Al igual que sucede con los 5 ritmos, cada persona está cómoda en uno de los elementos, incomodándole los demás, más o menos. Esta danza permite el descubrimiento del elemento al que pertenecemos, y el trabajo de los demás. Tanto el descubrimiento del ritmo que somos y del elemento al que pertenecemos, proporcionan claves importantes para entendernos a nosotros mismos, y entender a los demás.

E.- Contact improvisation.-Surge de la mano de Steve Paxton. Aunque es una forma de danza, que puede llegar a ser muy técnica e incluso acrobática, hay posibilidad de acercarse a ella desde otro lado, concentrándonos en nuestra percepción interna, y en lo que nos pasa en el contacto con el otro, cómo somos, de qué forma nos acercamos, qué permitimos y qué no permitimos, en el contacto con el otro y con los otros. Es una forma de movimiento que exige el contacto y la relación con los otros, de igual a igual.

Existen infinidad de posibilidades más, que trataré en el siguiente artículo. Mientras tanto, os animo a moveros, y a descubrir qué ritmo y a qué elemento pertenecéis. Yo soy caos; y soy agua, y ¿vosotros?

Sólo por hoy…

0

Compartimos este texto de Sibyl F. Partridge, que, aunque no suscribimos al cien por cien, sí suscribimos su fondo y su filosofía. Diez actitudes nuestras que podemos practicar, sólo por hoy…únicamente son 12 horas. Si esto lo hacemos, cada día, ¿qué resultará?

1.- Sólo por hoy, seré feliz.

2.- Sólo por hoy, trataré de ajustarme a lo que es en lugar de tratar de ajustar todas las cosas a mis propios deseos.

3.- Sólo por hoy, cuidaré mi cuerpo.

Study for the Spanish Dancer. John Singer Sargent4.- Sólo por hoy, trataré de fortalecer mi mente.

5.- Sólo por hoy, ejercitaré mi alma de tres maneras: haré algún bien a alguien sin que él lo sepa. Haré dos cosas que no me apetece hacer.

6.- Sólo por hoy, seré agradable.

7.- Sólo por hoy, trataré de vivir únicamente este día, sin abordar todo el problema de mi vida a la vez.

8.- Sólo por hoy, tendré un programa.

9.- Sólo por hoy, tendré media hora tranquila para mí mismo y descansaré.

10.- Sólo por hoy, no tendré miedo, especialmente, no tendré miedo de ser feliz, de gozar de lo que es hermoso, de amar y de creer que aquellos que amo, me aman.

El teatro como herramienta de desarrollo personal y profesional

0

Artículo redactado para el portal Qué aprendemos hoy

El mes pasado, en el artículo “¿Qué métodos existen a la hora de emprender un camino de desarrollo personal?” presentaba una serie de herramientas y métodos que pueden ser interesantes a la hora de emprender un camino de desarrollo personal, y mencionaba que en sucesivas publicaciones, iría hablando de cada uno de ellos.

En esta ocasión, voy a hablar del teatro.

Cualquier persona interesada en conocerse mejor, y en desarrollarse personal y profesionalmente, debería, en mi opinión, en algún momento de su vida, acudir a clases de teatro. No es necesario buscar la excusa de que “bueno, pero es que yo no quiero ser actor/actriz”, ya que existen diversas escuelas dirigidas a personas que no quieren ser profesionales de la actuación, y también hay diversas empresas que utilizan el teatro como herramienta para el desarrollo de habilidades directivas.

El fundamento es bien sencillo. Todos, quien más y quien menos, actuamos. Todos poseemos diversos personajes propios, que utilizamos, unos con mayor conocimiento que otros, para poder desenvolvernos en nuestra vida diaria.

Aprendemos desde muy pequeños qué es lo que nos conviene mostrar y qué es lo que nos conviene ocultar, y desarrollamos diversas estrategias que construyen muros, fortalezas y barreras para sostener ese mostrar y no mostrar.

Por tanto, dentro de nosotros, quedan ocultos y muchas veces bloqueados, innumerables recursos que podrían ayudarnos a desenvolvernos mejor, tanto en la vida personal como en la profesional. Asimismo, se “súper-desarrollan” por así decirlo, otras capacidades y habilidades que, a veces, por mal utilizadas, nos ponen en determinados compromisos.

36207_10150189524805162_6428745_nEl teatro permite bucear dentro de nosotros, luchar con nuestros bloqueos, y moderar el uso de las capacidades que mostramos; alguna vez las compensamos con las que creemos que no tenemos. De una forma lúdica y divertida, se desarrolla la espontaneidad, recuperando el juego e improvisando. Se trabaja la voz, la postura corporal, la respiración. Se trabajan las emociones. Se analizan los personajes, identificando los objetivos, mostrando los conflictos.

Ya sólo poniéndose en la situación del juego, se desarrolla la creatividad, la imaginación, se incrementan los recursos, la forma en la que reaccionamos ante determinadas circunstancias…

Si queremos ser más serios o más comprometidos con nuestro desarrollo, entonces pediremos hacer personajes que sean contrarios a lo que nosotros mostramos en el día a día; y entonces, lidiaremos con aquellas cuestiones y emociones que no nos permitimos. Por ejemplo, si pensamos en la rabia, y elegimos un personaje furibundo, lucharemos con nosotros mismos, y finalmente la liberaremos, le daremos lugar dentro de nosotros; y dejaremos de señalarla y reprimirla.

Y si ya nos ponemos demasiado serios, entonces pediremos improvisaciones que nos reten, que nos pongan en situaciones comprometidas para nosotros mismos, y nos permitiremos  investigar nuestros recursos para salir airosos de esas situaciones, sabiendo en definitiva, que todo es juego y que, paradójicamente, no nos jugamos nada

Ya sea a través del juego, de las improvisaciones, de los personajes o de todo ello en conjunto, los juicios, los prejuicios, las limitaciones y las sobredemandas sobre nosotros mismos; y también sobre los demás, quedan expuestos y a la luz, pudiendo desde ahí, construir, crecer y evolucionar, y sobre todo, darle un lugar mejor a todas las partes de nosotros mismos.

Experimentando a través del cuerpo

0

El pasado sábado dirigimos un taller de autoconocimiento a través del cuerpo. Fue un taller experimental, que repetiremos periódicamente.

Taller experimentalLa idea básica que está detrás del taller es la de proporcionar un espacio dedicado a la experimentación, a la búsqueda, a la observación y el desarrollo de una mirada interior, hacia nosotros mismos.

No se dan pautas predeterminadas, salvo dos, que son básicas:

1.- Desarrollar la posición de observador de uno mismo, sin juicio, para tomar nota de lo que vayamos sintiendo y pensando.

2.- Moverse libremente, lo más libremente posible, fuera de convenciones, fuera de querer hacer movimientos bonitos, precisos, armónicos.

Trabajando el cuerpo, moviéndonos libremente, según lo que vayamos sintiendo, en función de la música, y sólo de la música y de nuestro cuerpo, y observando, nos vamos dando cuenta de cuestiones, que, a veces, pueden llegar a ser muy importantes, sobre nosotros mismos, y sobre nuestra relación con la realidad, y con los demás.

Muchas veces saldrán emociones, y reacciones que nos sorprenderán, y lo único que tenemos que hacer, entonces, es tomar nota, y dejar tiempo y paso a la reflexión.

Proponemos aquí un proceso de cartografía de nosotros mismos. De nuestra geografía subterránea e íntima. Para la cual los demás no tienen explicaciones, sólo nosotros las tenemos, y las tenemos dentro.

Es cuestión de buscar…y de experimentar…

 

¿Qué métodos existen para emprender un camino de desarrollo personal?

0

Artículo publicado en el portal Qué Aprendemos Hoy

En un artículo anterior, hablábamos de qué es el camino del desarrollo personal y de la importancia de definir nuestros propios objetivos al respecto.

En éste, vamos a tratar de dibujar un mapa de herramientas que pueden ayudarnos a recorrer ese camino, y conseguir esos objetivos, una vez que hemos decidido que puede ser bueno para nosotros tomarlo y recorrerlo.

Para trabajar en el desarrollo de uno mismo, es posible, y desde mi punto de vista, necesario, trabajar en cinco niveles: cuerpo, mente, emoción, acción e inconsciente. Todos están relacionados entre sí, y, aunque es posible que trabajando uno, se beneficien los demás, no es una condición suficiente, pero sí necesaria.

Desde mi experiencia, los dos elementos más potentes para trabajar, son el cuerpo y el inconsciente. El cuerpo contiene la memoria emocional, física y mental de toda nuestra vida. El inconsciente lo contiene todo, incluida la memoria colectiva.

¿Cómo trabajamos cada nivel?

Existen numerosas herramientas y métodos, por lo que deberíamos ir viendo cuáles son los más adecuados para nosotros, ya que no existe un método mejor que otro, existe el proceso o procesos que mejor nos sirva, en función de nuestros objetivos y de nuestro grado de compromiso en la tarea.

Herramientas para el desarrollo personalexiste una técnica fundamental que es importante e imprescindible a la hora de practicar cualquier método, o utilizar cualquier herramienta, es el trabajo de convertirnos en observadores, en testigos de nosotros mismos.

Tratando de observar nuestros pensamientos, nuestras reacciones, nuestras emociones, sin juicio, sea lo que sea lo que esté pasando. Y conseguido eso, entregarse a cualquiera de los métodos y herramientas que hayamos elegido.

De entre todas las herramientas y métodos disponibles, yo destacaría, como interesantes y convenientes, las siguientes: el coaching, el movimiento, el teatro, el arte, la música, las terapias corporales, el trabajo con los sueños y el trabajo con constelaciones.

Para una persona que empieza ahora en este camino de desarrollo personal, lo más recomendable es empezar a través del coaching, que permite la creación de un espacio de reflexión, y si el coach es bueno… la generación de esa posición de observador o de testigo.

También en función de cómo sea el coach, es posible que vaya introduciendo ejercicios de teatro y de movimiento, quizás también con algún tipo de ejercicios, utilizando el arte y la música.

Sólo después de llevar un tiempo razonable como testigos de nosotros mismos, daríamos el paso al trabajo con las terapias corporales y sobre todo, con el inconsciente; a través del trabajo con sueños y constelaciones, entre otras herramientas. La razón es muy sencilla, es que es profundo; con una gran carga emocional, y muchas veces, difícil de sostener y de asimilar.

De todas formas, insisto, cada uno debe encontrar su propio itinerario…

En siguientes artículos iremos explicando cada uno de los métodos, así como sus posibles beneficios y sus ventajas.

Ir arriba