Para reflexionar

Frases, entrevistas, vídeos, etc. en general, todo aquél material producido por nosotros, o por otras personas y entidades, que sirven para la reflexión y que nos parecen interesantes

Reflexionando sobre la cara B de las iniciativas Público Privadas

0

Ayer terminamos un nuevo curso sobre Asociaciones Público Privadas, también conocidas como PPP o 3P.

En esta ocasión, aparte de intentar generar un espacio de diálogo y reflexión sobre el tema, quisimos hacer especial hincapié en la cara B de este tipo de iniciativas, ya que conforme se va avanzando en experiencia en este campo, la realidad va arrojando datos, muchas veces crueles y sangrantes, sobre sus consecuencias negativas.

Como resumen de lo expuesto en esta ocasión, podemos destacar los siguientes puntos:

1.- La planificación de infraestructuras y servicios es una responsabilidad de la Administración. Esto conlleva el análisis de las necesidades reales, y de la forma de poder satisfacerlas, con eficiencia, eficacia y mínimo impacto financiero en las cuentas públicas.

2.- Los PPP son uno de los mecanismos de los que dispone la Administración para poder diseñar, construir, financiar, explotar, operar, y mantener las infraestructuras y servicios necesarios.

3.- Ni son la única opción, ni son siempre válidos.

Imagen1

Fuente: http://www.laverdad.es/murcia/v/20130714/region/autopista-cartagena-vera-arranca-20130714.html

4.- Una decisión errónea en la forma de estructurar un sistema PPP causa unas consecuencias económicas y financieras tremendas para la Administración responsable, y por tanto, para la sociedad en general.

5.- Si esa decisión errónea se replica por sistema, como ha sido el caso en muchas ocasiones en España, las consecuencias son catastróficas, inhabilitando Administraciones enteras durante decenas de años.

6.- La responsabilidad última en cualquiera de estos sistemas la ostenta la Administración. Es obligada su labor de vigilancia y control en todo momento. Es obligada su evaluación de las ofertas presentadas. Es obligada su intervención cuando se detecta que la gestión no es adecuada.

7.- Se habló de las nuevas tendencias en financiación de proyectos, crecientes gracias al fenómeno crowd. Se debatieron oportunidades y dificultades del crowdfunding y del crowdlending, y qué posibilidades podrían tener a la hora de erigirse como fuentes alternativas de financiación de infraestructuras y servicios.

8.- Se debatió sobre la necesidad de realizar estudios de viabilidad en profundidad, determinando obligadamente una estructura de proyecto razonable, y consistente con la realidad de las necesidades existentes, y de su previsible evolución.

9.- Se analizaron los incrementos de coste financiero que conlleva el montaje de una estructura financiera típica en este tipo de proyectos, incrementos que generan rentabilidad en el mercado financiero, y que conllevan, muchas veces, a la inhabilitación del proyecto para que genere la caja suficiente para pagar la deuda de esa estructura financiera.

10.- Se dejó constancia de la importancia de unos pliegos de concurso hechos “ad hoc” para cada proyecto, y se analizó, a través de casos reales, cómo una mala estructuración de esos pliegos, puede inhabilitar completamente la viabilidad del proyecto.

11.- Se reflexionó sobre la idea de una oficina única oficial en cada país dedicada exclusivamente al estudio de la razonabilidad e idoneidad de estos sistemas, con un énfasis especial en la evaluación del impacto económico y financiero en las cuentas públicas y en el crecimiento ó decrecimiento económico.

 

Viaje a Ítaca

0

Este artículo fue escrito para Madrid+d. Es una reflexión sobre los procesos de mentoring a emprendedores.

¿Qué hace una persona como yo en un sitio como éste? Ésta es una pregunta que me he hecho muchas veces, desde que entré a formar parte de la Red de Mentores de Madrid. Y la respuesta es, siempre, invariablemente, aprender. Aprender y compartir.

Oliva González. Mentora de la Red de Mentores de Madrid. Socia directora de MyO Company

Quizá a algunos les pueda parecer extraña la respuesta, viniendo de una mentora. Pero, indudablemente, la respuesta es ésa, al menos para mí. Ser mentor ó mentora, desde mi punto de vista, es de lo mejor que te puede pasar. ¿Por qué?

Porque te obliga a revisar tu experiencia, a reflexionarla, a meditarla, a encontrar la manera de contarla para que a la persona de la que eres mentor le sirva.

Porque te obliga a escuchar, a tratar de ver a la otra persona, su punto de vista, a veces muy diferente al tuyo.

Porque te confronta contigo mismo, con tus dificultades, con tus miedos, con tu zona de confort. Es curioso que esto, pase casi siempre. Tu mentorizado te cuenta y te muestra sus dificultades, y en ese contar, tú descubres, invariablemente, alguna tuya.

Entonces, el espacio compartido se vuelve un reto, un desafío, ya que hay dos personas compartiendo para crecer, personal y profesionalmente. Y es ese espacio, verdaderamente, lo que más me gusta a mí.

No creo que los espacios de mentoring deban ser espacios de formación, donde uno se coloca en una posición, de saber más, y otro, en otra posición, la de recibir, porque aparentemente sabe menos.

Creo en los espacios de mentoring, en los que las dos personas se encuentran en igualdad, con dos roles bien diferentes, pero en igualdad. Con el deseo de compartir y con el deseo de crecer. Aportando su punto de vista, generando confianza, intentando ser cada vez más abiertos, dejando que, de alguna manera, el otro te rete y te transforme.

Y os preguntaréis de qué hablamos y qué tipo de personas estamos involucradas en estos espacios. En mi caso, mis mentorizados han sido un ingeniero agrónomo y un economista. Los dos, emprendedores de base tecnológica en el sector de la energía: el primero de ellos con una empresa dedicada a la energía fotovoltaica, y el otro con una empresa dedicada a ahorro energético.

En nuestras sesiones hemos hablado de cómo armar buenos cimientos financieros y comerciales; hemos analizado fuentes de financiación no convencionales; de cómo seleccionar y formar a tu equipo; de cómo crear cultura; de cómo valorar una marca y de cómo generar valor para el mercado. En definitiva, de cómo un emprendedor de base tecnológica puede salir adelante, en la situación actual.

Compartir y debatir sobre este tipo de cuestiones, con personas deseosas de crecer y de desarrollarse, y de hacer crecer y desarrollar sus empresas, hace que, si el espacio de mentoring está bien construido, sea como un viaje a Ítaca. Un viaje en pos del conocimiento y de la experiencia, de la que ninguno de los participantes sale indemne.

Que alguien te brinde la posibilidad de ese viaje, es algo fabuloso. Algo que debe honrarse y respetarse. Algo que debe ser agradecido.

Y es en ese agradecimiento en el que me encuentro. Escribiendo esta pequeña reflexión para dar las gracias a la Red de Mentores de Madrid, por la idea, por el desarrollo, por contar conmigo, por invitar a compartir reflexiones e ideas. Por seleccionar a las personas que han compartido sus dificultades y sus necesidades conmigo. Por descubrirme otra manera, una buena manera, de viajar a Ítaca…

Sólo espero que dure muchos, muchos años…

odCuando emprendas tu viaje a Ítaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
[…]
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.
Ten siempre a Itaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años.
Kavafis. Ítaca.
Fuente:
www.pixelteca.com/rapsodas/kavafis/itaca.html

Hacia un futuro no tan utópico…

2

El gobierno tuvo su origen en el propósito de encontrar una forma de asociación que defienda y proteja la persona y la propiedad de cada cual con la fuerza común de todos. Jean Jacques Rousseau

Este artículo pretende ser únicamente una reflexión en alto sobre una serie de tendencias que, a la larga, tendrán cada vez más presencia en nuestras vidas y se convertirán, casi con toda seguridad, en algo cotidiano, favorecidas por las tecnologías y por un progresivo cambio de cultura y de forma de hacer las cosas.

Estas tendencias son, nada más y nada menos, que aquellas que se soportan en la idea de la colaboración y de la colectividad, derivadas del fenómeno “crowd” y que tienen su exponente más importante a día de hoy, en el crowdfunding.

crowd-in-the-rainSi reflexionamos sobre este fenómeno, y si nos fijamos en algunos de los últimos proyectos financiados de esta manera, e incluso algunas noticias sobre cómo se están “construyendo” algunas ciudades, se puede aventurar un futuro, que, quizá no es nada utópico, y sí una gran oportunidad de cambio.

Actualmente se financian por crowdfunding estudios de viabilidad de rehabilitación de espacios urbanos abandonados, por ejemplo, el proyecto LowLine en Nueva York: http://www.kickstarter.com/projects/855802805/lowline-an-underground-park-on-nycs-lower-east-sid

Los espacios urbanos empiezan a ser “intervenidos” por los propios vecinos, a través de páginas webs dedicadas exclusivamente a ello. Dos ejemplos concretos son: Bogotá (Colombia), a través de la página web “Mi ciudad ideal” (http://www.miciudadideal.com/en) y Porto Alegre (Brasil), a través de la web “Vamos cuidar da ciudade” (http://portoalegre.cc/). A este fenómeno, se le llama crowdsourced placemaking.

Si se investiga un poco más, se pueden encontrar cada vez más voces que inciden en un cambio de cultura fundamental, y que conlleva necesariamente, por innecesarios, la desaparición de los intermediarios.

Haciendo una reflexión sobre esto, y si fuera posible, con la regulación adecuada, se podría:

  • Planificar infraestructuras, a través de la decisión de la colectividad.
  •  Financiar esas mismas infraestructuras, a través de la colectividad  y de instrumentos complementarios.
  •  Prestación de servicios, a través de la decisión de la colectividad.
  •  Financiación de esos servicios, a través de la colectividad y de instrumentos complementarios.

Si esto fuera posible, y hay tecnología y conocimientos para ello, tenemos que preguntarnos, obligadamente, sobre los impuestos, y su reducción y/o desaparición; sobre los políticos y su cambio de rol; sobre la cultura y la forma de hacer y de decidir, recuperando quizá una forma de hacer antigua, equitativa y razonable: la decisión de la comunidad.

En este futuro, quizá, no tan utópico, cada individuo cultiva y ejerce su propia voz, y asume también, la voluntad de la mayoría. Puede influir, puede convencer, y puede participar. Su ventaja y su fuerza residen en su habilidad a la hora de comunicar, de persuadir, de escuchar. Sobre todo, de pensar.

Necesariamente lleva al ejercicio y al cultivo de la responsabilidad, y se disuelve, en este sentido, el poder de una minoría, la planificación y la decisión en favor de unos pocos intereses, el acumular más deuda, y la ejecución de proyectos innecesarios o no deseados.

Evidentemente, este futuro utópico sería posible, si existiera una mínima regulación. La cuestión es, ¿cuál es y debería ser esa mínima regulación? ¿Quién, dónde y cómo debe hacerla?

¿Qué se necesita para que cada uno de nosotros podamos cultivar y ejercer nuestra propia voz?

¿Cuánto tiempo tardaremos en hacerlo realidad?

¿Es en realidad una utopía?

Diferencias entre coaching y mentoring

1

Ayer nos hicieron esta pregunta, y reflexionando, hemos pensado que sería una buena idea escribir una pequeña nota sobre este tema.

Hay muchas diferencias entre coaching y mentoring, pero para nosotros, las fundamentales, serían las que afectan a lo siguiente:

1.- Puntos de vista

2.- Duración, periodicidad, y objetivos

3.- Perfiles y experiencia

4.- Tipo de relación

5.- Herramientas

1.- Puntos de vista

Para nosotros, quizá, esta es una de las diferencias más importantes que hay.

Todos nosotros tenemos un punto de vista, que determina nuestra forma de mirar, nuestra forma de relacionarnos con la realidad y con los demás. Nos enfocamos en unas cosas, y simplemente, no vemos, aunque estén, otras.

En un proceso de coaching, el coachee se entrena para identificar desde dónde mira, y ampliar y/o cambiar esa mirada. Se dice que un proceso de coaching no está completo, no se produce, si no se logra cambiar el observador, la forma de mirar. Para conseguir eso, es fundamental que el coach no comparta su punto de vista. Es a todas luces, irrelevante. El coach debe tratar de ser un espejo para su coachee, obviando y dejando de lado su punto de vista, sus juicios, lo que cree que le pasa al coachee y lo que cree que le vendría bien.

En un proceso de mentoring, sin embargo, es fundamental que el mentor comparta su punto de vista. La esencia del proceso radica ahí. En que el mentor comparta su experiencia, su punto de vista adquirido a través de esa experiencia. No sólo no debe dejar de lado sus juicios, sus creencias, etc. sino que es importante que los comparta, ya que ahí reside la riqueza del proceso. No se trata de descubrir cómo mira el mentorizado, sino de construir un espacio de reflexión a través de la compartición de puntos de vista y de experiencia.

2.- Duración y objetivos

Un proceso de mentoring normalmente suele durar más que un proceso de coaching. El proceso de mentoring se inicia a voluntad o iniciativa del mentorizado, y la periodicidad de las reuniones también.

Un proceso de coaching es un proceso bien delimitado en el tiempo, con una periodicidad concreta, fijada por ambas partes, y en la que el coach tiene un papel relevante.

Los objetivos, desde nuestro punto de vista, son radicalmente diferentes.

b8a9ad97b6a9f43b8d6e2cede5653a2bEl coaching es un proceso que tiene como objetivo fundamental mover a la acción, conseguir un objetivo profesional muy concreto, para lo cual, se establece un plan de acción también muy concreto.

En este mover a la acción, se pasa por distintas fases, en las que el coach “entrena” a su coachee. Un coach no puede ni debe dar consejos. No puede ni debe compartir su punto de vista. El objetivo es que el coachee descubra desde dónde mira, y cómo puede, desde ahí, ampliar su mirada.

El mentoring es un proceso que tiene como objetivo fundamental el generar un espacio de intercambio y de diálogo, que mueve fundamentalmente a la reflexión, y puede mover a la acción como consecuencia, pero no como objetivo. En este proceso, a diferencia del coaching, son fundamentales los consejos. No se tiene por qué descubrir desde dónde se mira.

3.- Perfiles y experiencia

Hay una diferencia sustancial entre un coach y un mentor. Un coach es alguien que se ha formado específicamente para ser coach, ya que el proceso de coaching es un proceso estructurado, con metodología concreta y con herramientas concretas. No tiene por qué tener una experiencia significativa en el campo de actuación de su coachee, aunque nosotros entendemos que es deseable para un coach que hace coaching ejecutivo, que haya tenido experiencia directiva.

Un mentor es alguien que tiene una experiencia significativa y dilatada en un campo ó campos concretos, que no se ha formado específicamente para ser mentor, y que comparte altruistamente su experiencia y su punto de vista en un diálogo que no tiene por qué ser estructurado ni con una metodología concreta. No tiene por qué conocer herramientas ni metodologías específicas, más allá de lo que compete a su campo de experiencia.

4.- Tipo de relación

La relación entre coach y coachee es una relación formal, contractual, con contraprestación económica.

La relación entre un mentor y su mentorizado es una relación no formal, o si se prefiere, menos estructurada, no contractual, y en muchas ocasiones, sin contraprestación económica.

5.- Herramientas

Como decíamos anteriormente, un coach ha tenido que formarse en una serie de competencias, herramientas, metodologías y habilidades, mientras que un mentor no. Son básicas la escucha, el hacer espejo, fundamentar juicios, identificar creencias, manejar distinciones, diseñar y construir visión, formulación de preguntas abiertas, el manejo del silencio, determinados ejercicios experienciales, de voz, cuerpo y movimiento, etc.

Si se tiene la suerte de poder contar con un mentor que además se ha formado como coach, fantástico, pero no es necesario. La herramienta fundamental del mentor es su propia experiencia, y su voluntad, deseo y compromiso de compartirla para el buen aprovechamiento por parte de su mentorizado.

Hay mucha literatura sobre coaching, y no tanta sobre mentoring, por lo que si alguien está interesado en profundizar en el proceso de mentoring, os sugerimos el siguiente enlace: http://www.versa.uk.com/apprenticeship/mentor_handbook.pdf

Cuando el mercado es el emprendedor…

0

Artículo escrito para el blog de la red de Expertos Avalon

Llevamos ya un tiempo con una cierta sobredosis sobre los emprendedores. Ahora medio mundo es emprendedor y el otro medio sabe cómo ayudar y formar a un emprendedor, y eso, a mi modo de ver, es terrible.

Porque ni medio mundo puede ni debe ser emprendedor, ni el otro medio sabe cómo ayudar y formar a un emprendedor.

Una economía que quiera ser competitiva no puede ni debe permitir que medio mundo sea emprendedor. Emprendedor es alguien que corre un riesgo, a veces grande, para ver si su idea es viable. Es decir, que está en “período de prueba” como aquél que dice. Necesita tiempo, dinero, y mucho esfuerzo, para poder poner en valor y dentro del mercado, su idea.

¿En qué soy bueno?

Fuente de la imagen: http://blogs.eldiariomontanes.es/protagonistas/files/espejo.jpg

Y ese tiempo, dinero, esfuerzo y riesgo, necesitan de unas cualidades que no todo mundo tiene, ni falta que hace.

Lo segundo, por esa necesidad de esas cualidades, es difícil formar y ayudar a un emprendedor. Ni el esfuerzo, ni  el correr riesgos son algo que se pueda enseñar por un tercero, ni todo tipo de ayuda es deseable ni razonable.

Lo que pasa es que, a falta de otro mercado, medio mundo se vuelca en esa nueva figura, el emprendedor, que en lugar de poder poner en valor una idea, dentro de un mercado, se encuentra casi en la paradoja de que el mercado es él mismo.

Y entonces tenemos a medio mundo, por necesidad, por moda, por mientras tanto…, intentando ser emprendedor, y al otro medio, intentando vender a ese nuevo mercado, que muy pronto, se desinflará.

El emprendedor no necesita ser un gran comunicador, ni necesita aprender de los grandes futbolistas, ni necesita, muchas veces, acelerar su idea en un concurso, o en una aceleradora. El emprendedor lo que necesita es poner en valor su idea, y un mercado que se la compre, no que trate de venderle a él.

Es importante, desde mi punto de vista, que todos reflexionemos sobre estos temas, y veamos cuánto hay de verdad en ese apoyo y formación, y cuánto hay de querer generar un mercado sobre un suelo inestable. La economía, para crecer, necesita cimientos, no arenas movedizas.

Y los cimientos se empiezan, cuando cada uno de nosotros nos preguntamos sobre en qué somos buenos, cuáles son nuestros talentos, y dónde y de qué manera, podemos hacerlos brillar.

Y muchas veces, la respuesta, no se encuentra en el emprendimiento…o ¿sí?

 

Una reflexión sobre el dolor…

0

Compartimos hoy aquí una reflexión un poco más larga de lo habitual, a través de un texto de Khalil Gibran:

“Y si pudierais mantener vuestro corazón maravillado ante los diarios milagros de la vida, vuestro dolor no os parecería menos prodigioso que vuestra alegría.

Mucho de vuestro dolor es elegido por vosotros mismos.

Es la poción amarga con la que el médico que hay dentro de vosotros cura vuestro ser enfermo.

Fuente de la imagen: http://pinterest.com/pin/28710516347313509/

Fuente de la imagen: http://pinterest.com/pin/28710516347313509/

Por tanto, confiad en el médico y bebed el remedio en silencio y tranquilidad, porque su mano, aunque dura y pesada, guiada está por la tierna mano del invisible.”

Lo que nos llama realmente la atención del texto, que es precioso, es la llamada a dejarnos asombrar, a dejarnos maravillar, de alguna u otra manera, por el dolor y por la alegría, olvidando el “juicio” de que lo primero es negativo y lo segundo positivo.

Es una llamada a entender la necesidad del dolor, y la maravilla que contiene.

Y aunque sea doloroso, nosotros estamos de acuerdo, así es…

(El texto se encuentra en el libro “El profeta”)

Una reflexión acerca del eneagrama

2

Artículo escrito para el portal de conocimiento Qué Aprendemos Hoy

Cada vez se oye hablar más del eneagrama. Cada vez hay más artículos y cursos sobre ello, y a mí me da un poco de miedo y de respeto, tanto auge y tanta información sobre un tema que es complicado de dominar, difícil de entender y sobre todo, peligroso si no se utiliza bien.

Yo no soy experta en eneagrama, y no escribo este artículo en calidad de ello. Creo que es sumamente difícil ser experto en este tema. Lo escribo porque creo que es importante llamar la atención sobre lo que está ocurriendo.

El eneagrama es un modelo de la personalidad, cuyos orígenes se remontan, parece ser, a los sufíes, y que luego se ha ido trabajando y modificando por diversas personas e instituciones, cada una de las cuales le ha dado su enfoque particular, queriendo, de alguna manera, atribuirse el método y la escuela de pensamiento asociado.

Su objetivo inicial era comprender mejor la naturaleza humana y el universo mismo, descomponiendo ambas dos cuestiones en nueve formas diferentes. Para mí, se asemeja en ese sentido a la cábala.  Hoy en día predomina su uso aplicado a la personalidad y carácter humanos.

Cada una de esas nueve formas está caracterizada por una serie de cuestiones concretas, fijaciones, puntos de equilibrio, formas de estar en el mundo y de defenderse de él, y todas ellas están relacionadas entre sí, y todas ellas resultan en un modo de relación particular con los demás y con la realidad.

Fuente: http://pinterest.com/pin/110127153359575087/

Fuente: http://pinterest.com/pin/110127153359575087/

Es muy importante entender que este modelo es solamente eso, un modelo, que debe servir para orientarse uno mismo, si quiere seguir un camino de desarrollo personal. Es una herramienta más, no un fin, y sobre todo, no el único camino.

Se basa en hipótesis que no están contrastadas con la realidad, y mal utilizado puede llegar a ser un instrumento importante de manipulación y de control.

La suposición básica es que cada uno de nosotros nacemos de una determinada manera, lo que se llama esencia, y esa manera va quedando oculta a medida que crecemos y vamos desarrollando mecanismos de defensa y de formas de relación que creemos que nos posibilitarán que los demás nos acepten y nos quieran. Esos mecanismos de defensa conforman nuestro ego, nuestro carácter.

El camino de desarrollo personal propuesto es el trabajo de ese carácter, de ese ego, a fuerza de ir contra él, para desarmarlo, y por tanto, conseguir llegar a mostrar nuestra esencia.

Dónde termina el trabajo, dónde se encuentra la esencia, es algo a lo que el método no da respuesta. Se le suponen buenas cualidades, siempre, algo que resulta curioso, ya que en la naturaleza humana existe todo el espectro desde la maldad más absoluta a la bondad más absoluta.

Entrar en la rueda del trabajo personal con el eneagrama puede llegar a ser sumamente peligroso, sobre todo para aquellas personas que no son críticas por naturaleza. Les asignan un número y una forma de trabajo personal que, pasado el tiempo, se descubre como sumamente perjudicial, y en el mientras tanto, la persona se ha dedicado a “machacarse” literalmente, cualidades sumamente valiosas en ella, y que, quizá, simplemente hay que orientar de otra manera.

Es fundamental cuestionarse, preguntar, analizar, encontrar las incoherencias en todo método de desarrollo personal, y sobre todo, en éste, donde hay ya tanto gurú y tanto experto.

Cada una de las nueve formas de estar en el mundo está sustentada en un mecanismo de defensa profundo, muy profundo, oculto para la mayoría de nosotros. Si eso es así, ¿cómo es posible que alguien externo pueda identificarlo y decirte tú eres tal número?

Hay cuestiones que es necesario tratar con respeto, con miedo incluso, y ésta para mí es una de ellas. Nadie sabe bien cómo es un dos, o un cuatro, o un ocho, porque estamos trabajando con lo más profundo de una persona, sus sueños, sus dificultades, sus miedos, sus heridas, su alma en definitiva. Eso exige, como mínimo, respeto y sensibilidad, y no caer en la trampa de que como eres un dos, debes trabajar la humildad, por ejemplo.

Todo lo que sirva para conocer, para divulgar, está bien, lo que pasa es que, en la mayoría de los casos, esa divulgación es incompleta y muchas veces, errónea. ¿Qué hacer entonces?

Filtrar, analizar, ser críticos, observar a cada persona y observarnos a nosotros mismos, como un todo, como un misterio a comprender, si queremos, en su globalidad, no desde un número concreto, ya que ahí, en esa asignación, ya hemos perdido la posibilidad de aprehender gran parte de ese misterio…¿o no?

Lo que de verdad importa…

0

Artículo redactado para el blog de la red de expertos Avalon.

Mucho se habla ahora y se escribe, sobre todo aquello que debe saber y debe cumplir el emprendedor.

Sobre toda la formación que le falta, y sobre todo lo que valoran los inversores. Sobre todas las cualidades y todas las competencias que, aparentemente, nos faltan, y que podemos suplir gracias a una cantidad creciente de servicios de formación y de entrenamiento.

Sin embargo, hay algo esencial que falta, o al menos, no lo veo a primera vista, y es una reflexión sobre lo que de verdad importa.

Desde mi punto de vista, lo que de verdad importa, es si se añade valor al mercado, y si el mercado está dispuesto a pagar por ese valor.

Sin eso, no hay nada. Sin posibilidad de ventas, no hay nada.

Ya podremos habernos entrenado en hacer el mejor “elevator pitch” o ser el mejor “storyteller” emprendedor, que como no vendamos, todo eso no nos servirá de nada.

Fuente de la imagen: http://pinterest.com/pin/101190322847922263/

Fuente: http://pinterest.com/pin/101190322847922263/

Es imprescindible, por nuestra propia supervivencia, entrenarnos en escuchar. Al mercado y sus necesidades. A su disposición a pagar por la satisfacción de esas necesidades, y a qué precio.

Y luego ver, si nosotros podemos ofrecer valor ahí, y a ese precio. Y si a ese precio, podemos levantar una empresa que genere caja.

Habiendo identificado eso, necesitaremos entrenarnos en ver cómo podemos ganar cuota en ese mercado, y para eso, vuelve a ser imprescindible, entrenarse en escuchar. En detectar las tendencias, los cambios de necesidades, los cambios de disposición a pagar.

Y para escuchar, es necesario tener canales abiertos. Es necesario estar callado. Es necesario observar. Es necesario posicionar un mensaje determinado. Y ese mensaje determinado es cada vez menos “mira qué bueno soy” y cada vez más “te he escuchado, te veo, y te puedo ayudar”

La sociedad va cambiando hacia una sociedad sin intermediarios, o con los intermediarios justos y necesarios para que pueda existir regulación. En esa sociedad, sobrevive el que es capaz de entender el valor que puede aportar, e identifica el nicho de mercado al que ese valor le sirve.

Desde mi punto de vista, eso es lo que de verdad, y cada vez más, importa.

Dejémonos de oír cantos de sirenas, y entrenémonos a fondo en escucharnos a nosotros mismos, para identificar nuestro talento y nuestro valor, y entrenémonos a fondo también en escuchar al mercado, sus tendencias, y las necesidades que pueden satisfacerse con un valor como el nuestro.

Todo lo demás, desde mi punto de vista, al menos en los momentos iniciales, está de más.

¿O quizá no?

Reflexionando sobre la financiación. Adquisición de un punto de vista propio

0

Ayer estuvimos en unas de las jornadas que organiza Emprende Caminos de forma regular, para conocer proyectos de los asociados y reflexionar sobre temas de interés para el colectivo.

Se presentaron tres proyectos muy interesantes: Traducciones Viana, Linkafirm y Creciclando, todos impulsados por ingenieros de caminos.

Se presentó también Madrid Emprende, como emprendedores dentro de la administración, un enfoque que nos gustó mucho, y presentaron también el convenio de colaboración que se va a firmar entre Madrid Emprende y Emprende Caminos.

Dentro de este contexto, nosotros hicimos una breve reflexión sobre las fuentes de financiación existentes para un proyecto emprendedor y qué cuestiones tenemos que tener claras a la hora de ir a pedir la misma.

Compartimos aquí los puntos que consideramos más relevantes:

reflexionando1.- Antes de ir a pedir financiación, necesitamos hacer una profunda reflexión que tiene que dar respuesta a tres preguntas: a) qué cantidad necesito; b) para qué lo necesito; c) qué estoy dispuesto a dar a cambio y qué no estoy dispuesto a dar a cambio.

2.- La financiación que se consigue puede ser para capital o para deuda. Tanto uno como otra tienen ventajas e inconvenientes, derivados fundamentalmente de que necesitan obtener un retorno en un plazo determinado. Además, implican una pérdida en la capacidad de gestión y en la capacidad de decisión. Esa pérdida es mayor o menor, en función de la fuente de financiación a la que se acuda.

3.- Tenemos que tener muy claro si queremos ceder capacidad de gestión y hasta dónde, y si queremos ceder capacidad de decisión y hasta dónde, porque en función de la pérdida que experimentemos, puede que nuestro proyecto termine siendo algo completamente diferente de lo que queríamos que fuera.

4.- Cuando hayamos respondido a esas tres preguntas iniciales, debemos hacer una reflexión profunda sobre toda la cadena de valor del proyecto, identificando todas aquellas actividades que pueden generar caja por sí mismas. La financiación no es otra cosa que caja, así que todo aquello que en nuestro proyecto genere caja, es otra fuente de financiación, que no requiere nada a cambio, más que los gastos que conlleva llevarla a cabo. Es decir, está libre de todos los condicionantes mencionados.

5.- Esa reflexión sobre la cadena de valor puede y debe implicar también el cómo hacer el proyecto, si hacerlo de golpe, o por pasos sucesivos. Si se puede hacer por pasos sucesivos, y esos pasos sucesivos generan caja, es mucho mejor hacerlo por pasos sucesivos, ya que construyen respaldo, balance e historia para nuestro proyecto. No es lo mismo pedir financiación para un restaurante partiendo de cero que llevando a espaldas dos años de experiencia en catering, que además nos han servido para perfeccionar la carta, por ejemplo.

6.- De todas las fuentes de financiación existentes, a nosotros nos gustan especialmente tres: crowdfunding, crowdlending y bootstrapping.

7.- El bootstrapping no es otra cosa que lo que hemos indicado en el punto 4 y 5, generar caja por uno mismo, de la forma que sea posible, y que tenga relación con el proyecto.

8.- El crowdfunding y el crowdlending son fuentes de financiación que a medio y largo plazo, desde nuestro punto de vista, cambiarán la dinámica del mercado financiero y el poder de negociación. La base es muy sencilla: si necesitas 200.000 euros, puedes acudir a un sólo inversor que te los conceda, o a 200.000 personas que cada una de ellas te da 1 euro.

9.- En el caso del crowdfunding el retorno monetario a dar a cambio puede no ser necesario, es posible retornar en especie, o simbólicamente, poniendo el nombre en la página web, en el producto, otorgando una invitación, obteniendo el propio producto, etc.

10.- En el caso del crowdlending sí existe retorno y plazo de devolución, ya que son préstamos otorgados por pequeños inversores. A través de plataformas de internet se ponen en contacto proyectos que necesitan dinero con inversores que pueden prestar ciertas cantidades y a un tipo de interés. Cada inversor lanza su oferta de préstamo, en cantidad y tipo de interés y plazo de devolución, y el proyecto selecciona o no. Los tipos de interés seleccionados están alrededor del 4%-6%

11.- Crowdfunding y crowdlending se utilizan para financiar todo tipo de proyectos. Son más conocidos los proyectos relacionados con la cultura, los videojuegos, etc. pero existen muy buenos ejemplos de financiación de proyectos de ingeniería y tecnología:

  • Mosaic es una plataforma que se dedica a financiar únicamente proyectos de energía fotovoltaica
  • En Nueva York se han financiado estudios de viabilidad para rehabilitar estaciones subterráneas de tranvías: http://www.youtube.com/watch?v=tyNTfAu1Oto
  • En España se están financiando empresas de gestión de obra civil, explotación de patentes de tecnología de construcción, domótica, edificios sostenibles, etc.

12.- Por último, todas las reflexiones que hagamos, deben ir orientadas también a ponernos en valor, nosotros como emprendedores, y al proyecto, como generador de valor para el mercado. Es fundamental esta posición, para poder negociar. No se puede ir a conseguir financiación desde la necesidad, sino desde la oportunidad que supone un proyecto como el nuestro. Otorgar financiación es un negocio para el que la otorga, es una oportunidad.

Se puede descargar la presentación que utilizamos aquí: Reflexionando sobre la financiación

El punto de vista propio

0

Artículo redactado para el portal de conocimiento Qué Aprendemos Hoy:

Cada uno de nosotros miramos el mundo de una manera, con un punto de vista. Vemos determinadas cosas, y otras no las vemos. Nos enganchamos con determinadas personas, actitudes, comportamientos, palabras, emociones; y otras ni siquiera las percibimos.

Ese punto de vista se forma a medida que vamos creciendo, con lo que nos dicen los demás, y con nuestras experiencias vitales.

Es un filtro de la realidad, y al mismo tiempo, lo que nos permite experimentarla. Es por esa razón que vemos una parte, nunca la totalidad. Para ver la totalidad, tendríamos que hablar y colaborar con la mayor parte de las personas que pudiéramos, y aún así, seguiríamos teniendo acceso a una parte de la realidad.

El punto de vista propioEs en esto último, en lo que se sustenta una de las ventajas fundamentales del trabajo en equipo y de la colaboración y el consenso.

Entonces, con lo dicho, os preguntaréis, y ¿ya está?, ¿para eso un artículo que se titula “El punto de vista propio”?

Sí. Porque el punto de vista propio es otra cosa. Es un punto de vista que se trabaja, para ampliar el punto de vista adquirido, que es lo que he expuesto en las líneas precedentes. Entre uno y otro, hay una diferencia fundamental: la crítica, el poner en cuestión lo queveo, y cómo lo veo; lo que escucho, y cómo lo escucho; y lo que hago, y cómo lo hago.

Es decir, para pasar de un punto de vista adquirido a un punto de vista propio, tengo que trabajar la forma en la que veo, la forma en la que escucho, y la forma en la que hago las cosas. De esa manera, trabajo, por extensión, la forma de lo que veo, de lo que escucho, y la forma en la que hacen los demás las cosas.

Y os preguntaréis, ¿y para qué necesito pasar de uno a otro? ¿No es suficiente con el punto de vista adquirido? ¿Para qué necesito el punto de vista propio?

No es necesario; sin embargo;  es recomendable. Recomendable para todo aquél que quiera ganar libertad individualauto-dependencia que llama Jorge Bucay. Y sobre todo, para aquél que quiera ser más feliz.

¿Por qué?

Porque el punto de vista adquirido no deja de ser una serie de estrategias que hemos desarrollado desde que somos muy pequeños, en un afán por defendernos de lo que nos hace daño, y sobre todo, para que los demás nos quieran y nos acepten. Tienen un peso fundamental las “normas” que nos enseñaron nuestros padres, nuestros educadores, nuestra gente cercana, y tienen un peso también fundamental nuestros miedos y nuestros deseos.

Y aunque nada está dejado al azar en ese punto de vista adquirido, tampoco nada está accesible y manejable para nosotros. Es automático. Y muchas veces, ese automatismo nos hace dejar de ver, nos hace dejar de escuchar, y nos hace dejar de hacer, cosas que podrían ser buenísimaspara nosotros.

Trabajando el punto de vista propio, lo que conseguimos es tener la llave de ese automatismo, para elegir, para dibujar mejores caminos para nosotros mismos, y para ser más compasivos con los demás y con nosotros.

¿Qué significa ser compasivo con los demás y con nosotros mismos? Entender que lo que nos dice otro, o lo que hace, depende de su propio automatismo, y que dice mucho de él o de ella, y nada de nosotros. Y eso, os aseguro, que es una gran liberación…

¿Cómo se consigue ir adquiriendo un punto de vista propio? ¿Cómo creéis vosotros que se hace?

Ir arriba